500 después de la conquista queremos y necesitamos ser libres y soberanos

Eka 05 2011

La parlamentaria electa de Bildu Bakartxo Ruiz ha participado en los actos convocados hoy en Iruñea por la Iniciativa Popular Navarra 1512-2012.

Desde Bildu felicitamos sinceramente a la Iniciativa popular Navarra 1512-2012 por el gran esfuerzo que está realizando para conseguir que el pueblo de Navarra recuerde la fatal fecha de su conquista con la mirada puesta en la pronta recuperación de la soberanía arrebatada.”

El éxito de la jornada festivo-reivindicativa de hoy, la alta participación y el colorido y la alegría con que múltiples colectivos ciudadanos están apoyando la iniciativa Navarra 1512-2012 demuestran claramente que el nuestro es un pueblo vivo, que mira al pasado para aprender de él y construir el futuro que nos merecemos. Y el futuro que nos merecemos es sin lugar a dudas un futuro en democracia y en paz, un futuro donde todas y todos tengamos todos nuestros derechos garantizados y donde sea la ciudadanía la que libremente pueda decidir sobre el futuro político de nuestro pueblo.

Recordar que Navarra fue conquistada por las armas por Castilla en 1512 nos ofrece la oportunidad de poner de manifiesto que, 500 años después, las navarras y navarros seguimos sin tener nuestros derechos civiles y políticos garantizados y seguimos sin poder decidir en libertad entre todos los proyectos políticos para el futuro. Seguimos sin poder decidir democráticamente si queremos o no construir un Estado independiente que nos permita decidir desde aquí las políticas que en todos los ámbitos interesan a la mayoría de la ciudadanía. 500 años después, sigue siendo Madrid quien decide por nosotras y nosotros en materia económica, cultural y política, y es Madrid quien nos hurta la voz en los foros e instituciones internacionales. Queremos reivindicar hoy que las nabarras y los nabarros del siglo XXI ya somos lo suficientemente maduros como para decidir por nosotras y nosotros. Queremos, necesitamos, ser libres, soberanos. Y vamos camino de serlo si de verdad somos capaces de ir sumando fuerzas populares para hacer realidad un cambio político y social que deposite definitivamente en manos de la ciudadanía el poder político que un día nos lo arrebataron por las armas.